Tabulé

B21_Final

Ya ha pasado un año desde el último post de este blog. Un año en el que no he dejado de cocinar, pero en el que he querido priorizar mi tiempo para otras cosas, como escribir de una vez mi tesis. Y ahora que ya está terminada y lista para ser defendida, ya no tengo excusas para no seguir compartiendo mis pequeños avances culinarios. Y para ello nada mejor que recomenzar con un clásico de mis últimos veranos que dejé a medio escribir el año pasado: el tabulé (o mi versión del mismo).

El tabulé es una ensalada originaria de la zona del Líbano y Siria, ideal para la época veraniega por ser ultrarrefrescante. Sus ingredienes principales más característicos son bulgur, limón, perejil y menta. Para los que no lo conozcáis, el bulgur es trigo cocido, secado y posteriormente machacado. Lo podéis encontrar más fino o más grueso. Cuando yo vivía en España no lo vi nunca en el supermercado, pero de eso ya hace tiempo así que igual ahora es más fácil de encontrar. Aquí en Holanda lo tienen en todos los supermercados a un precio a veces desorbitado. Por suerte en los numerosos comercios árabes lo venden a precios razonables. Si no encontráis el bulgur, lo podéis sustituir por cuscús. Pero ya os aviso que el resultado no es el mismo, sobre todo en cuanto a la textura.

En mi versión del tabulé, no suelo usar perejil. ¡Herejía! El motivo es que el plato lleva cantidades industriales de perejil y yo no muy amigo de echar tantas especias/hierbas a los platos. Cuando lo he echado ha sido en menor cantidad y lo cierto es que no lo he notado mucho (quedaba camuflado bajo la menta) así que al final he optado por prescindir de él. Pero os animo a usarlo si queréis aproximaros más al sabor original, en lugar de acabar haciendo mi especie de ensalada con menta. Que por otro lado está muy rica 🙂

Dificultad

No hace falta tener un doctorado

Tiempo

Preparación: 15-30 minutos

Enfriado: unas 2 horas.

Ingredientes

(para dos personas)

  • 160 gr de bulgur (o en su defecto cuscús)
  • 1 ó 2 limones
  • 2 tomates maduros
  • Una cebolleta (o una cebolla pequeña)
  • Un pepino
  • Aceitunas
  • 2 ramitas de menta fresca (sí, fresca)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
B21_ingredientes

Bulgur, hortalizas, limón y menta listos para refrescarnos el verano

Elaboración

En primer lugar, cocemos el bulgur. Para ello ponemos a hervir en una cacerola un volumen de agua 1,5 veces mayor que el de bulgur. Una vez que el agua rompe a hervir, apagamos el fuego y añadimos el bulgur a la cacerola. Tapamos y dejamos que se hidrate entre 10 y 30 minutos, dependiendo del tipo de bulgur (seguid las instrucciones del fabricante).

Cortamos todas las hortalizas en daditos y las colocamos en un bol grande. Añadimos las aceitunas, el zumo de limón y la menta picada.

Una vez cocido el bulgur, lo escurrimos si ha quedado algo de agua. Lo añadimos al bol, y mezclamos bien. Salamos, echamos un buen chorrito de aceite de oliva y mezclamos bien de nuevo. Tapamos y metemos en la nevera unas dos horas si queremos que esté bien fresquito, que la época del año seguramente lo requiera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es un plato muy fresco y versátil para el verano. Nosotros lo coemos en casa, nos lo llevamos al parque, al trabajo… De hecho lo mejor que he podido hacer este verano ha sido comprarme una planta de menta, porque le estoy sacando un partido para hacer tabulés…

¡¡¡A disfrutar!!!

Anuncios

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s