Ternera en salsa de tomate y albahaca con cuscús frío

17_Emplatado

Esta vez me ha salido un nombre de plato tan largo que parece sacado de un restaurante con pretensiones. Pero lo cierto es que no podía ser algo más simple, ya que no tiene mucho más que lo que se indica en el título de esta entrada. La idea del plato, como muchas otras veces, surgió de un cúmulo de circunstancias: por un lado, dar salida a mi tiesto de albahaca y por otro, me vino a la memoria un plato de cordero en salsa con cuscús frío que probé recientemente en un restaurante de Delft, el Poskantoor. Así que, por una vez, me propuse experimentar un poco.

En lugar de cordero empecé con ternera. Y como quería usar la albahaca, pensé que le vendría muy bien una salsa de tomate natural. Por su parte, lo del cuscús frío es algo que me pareció original, porque crea un contraste sorprendente con la carne en salsa caliente. Si tenéis algún invitado en casa lo podéis probar (con esta receta u otra parecida que se os ocurra) y seguro que le sorprendéis gratamente. Yo en este caso le puse cúrcuma al cuscús para experimentar un poco más, aunque me parece que aporta más color que sabor. Al final, entre el amarillo del cuscús y el rojo del tomate el plato parecía un poco una bandera. Pero a esatas alturas no creo que nadie se extrañe de que me tiren un poco los colores de la bandera de Aragón 😛

NIVEL:

Si se me ha ocurrido a mí, muy difícil no puede ser

TIEMPO:

1 hora

INGREDIENTES:

(para dos personas)

  • 300 g de carne de ternera para guisar
  • 3 tomates de pera maduros
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo
  • Albahaca fresca (unos 10 g)
  • 80 g de cuscús
  • Cúrcuma (opcional)
  • 8 aceitunas negras (opcional)
  • Sal y pimienta

17_ingredientes

ELABORACIÓN:

Comenzaremos preparando el cuscús para que nos dé tiempo a que se enfríe. Para ello medimos en un vaso la cantidad de cuscús y lo pasamos a un bol algo mayor. Medimos la misma cantidad de agua (o de algun caldo de verduras) y la vertemos en una olla junto con media cucharadita de cúrcuma. Cuando empiece a hervir, apagamos el fuego y vertemos el agua en el bol con el cuscús. Tapamos y esperamos cinco minutos para que el cuscús se hidrate. Lo dejamos enfriar (lo podéis extender un poco en un plato para acelerar el proceso)  y, cuando ya esté templado, lo ponemos en la nevera.

Mientras tanto, en una olla calentamos un poco de aceite y doramos ligeramente la carne de ternera salpimentada previamente. Añadimos la cebolla y el ajo picados y sofreímos cinco minutos. Por último incorporamos los tomates cortados en trozos grandes y la albahaca. Cocinamos hasta que la ternera esté en su punto (entre 25 y 40 minutos, dependiendo del tamaño y de la pieza, pero tampoco me hagáis mucho caso que a mí me cuesta pillarle el punto a este tipo de cocciones). Lo mejor de este guiso es el olor a albahaca, que no me permite alejarme del fogón aunque no tenga nada que hacer ahí. Finalmente, cuando queden cinco minutos, podemos añadir las aceitunas negras cortadas en dos mitades. Pero si van a ser de bote chungo como las que puse yo, os lo podéis ahorrar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Emplatar separando el cuscús frío en un lado del plato y el guiso de ternera caliente en el otro. Comer inmediatamente para disfrutar del sabor y, sobre todo, del contraste de temperaturas. ¡¡¡Ya me contaréis que os parece!!!

Anuncios

Un pensamiento en “Ternera en salsa de tomate y albahaca con cuscús frío

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s